×
Kit co2 con bombona desechable

CARACTERÍSTICAS

Peso2.4 kg
Tipo

Capacidad (L)

Kit co2 con bombona desechable

SKU: 669998 Categorías: , Etiqueta:

165,56

165,56

El Kit de Co2 desechable contiene:

  • Refc#669999
  • Un tubo tóxico
  • Cable de alimentación
  • Válvula de presión
  • Refc#670005
  • 2 machones de conexión

En el interior de la bombona el gas se conserva a 50-60 bar de presión. En estas condiciones, controlar la salida de pocas burbujas al minuto es complicado, por lo que contamos con un reductor de presión a pistón pre-calibrado para conseguirlo. Esta pieza es clave en el suministro de Co2.

El reductor de presión a pistón permite regular la presión de salida a 2-2,5 bar y controla el flujo, suministrando la cantidad exacta de Co2.

Este reductor a presión, nace de la experiencia y consejo de profesionales expertos, recogiendo lo mejor de la tecnología italiana. Se trata de un producto preciso, seguro y fácil de usar.

Un Kit de Co2 preciso

El reductor con sistema de autoregulación permite un suministro de gas preciso y constante en el tiempo. La regulación de precisión con pomo, permite una salida precisa de dióxido de carbono, incluso para el suministro de pocas burbujas por minuto.

Un kit de Co2 seguro

La válvula de seguridad interna, interviene en el caso en que se verifique un aumento anómalo de presión en el interior del reductor. Cuenta con un empalme que impide la pérdida de gas.

Un Kit de Co2 fácil de usar

Está fabricado con las medidas estándar para el tubo y el enganche de la bombona, de forma que es muy fácil de encontrar en cualquier tienda.

El cuerpo de la tón con niquelado externo, protege el producto a lo largo del tiempo.

Modo de uso del Kit de Co2 desechable

Abre, poco a poco, el pomo de regulación de presión en sentido contrario a las agujas del reloj hasta llegar a la cantidad exacta de burbujas. Puedes ver la cantidad en el difusor de cristal o en el contador de burbujas.

Cerrar gradualmente en el sentido de la s agujas del reloj, esperando unos minutos hasta que la cantidad de burbujas se haya estabilizado.